http://yubless.com
Patrocinador: Anúncio Publicitario
Menu: Reflexiones según su Categoría...
Bendición: últimas Reflexiones Agregadas
Dios es el diseñador por excelencia Parte 1 [Ver...]
¿Con quién no debería CASARSE un Cristiano? [Ver...]
6 cosas que una mujer busca en un hombre [Ver...]
¿Qué dice la Biblia acerca de las Citas Románticas? [Ver...]
Luchando contra la lujuria en el matrimonio [Ver...]
3 principios que deben existir dentro de un buen noviazgo [Ver...]
¿Cuál fue el propósito de Dios en la cruz? [Ver...]
¿Merece el sexo esperar? [Ver...]
Se puede escoger de quién enamorarse [Ver...]
Ayuda ¡Mi esposa no se quiere someter! [Ver...]
Dos padres crían a sus hijos

¿Cuál es peor? Un padre que domina completamente la vida de sus hijos? O, ¿uno que nunca les frena? ¡Los dos se equivocan grandemente!

Hijos

El primer padre – El Sobreprotector

No enseña la responsabilidad a sus hijos porque hace todo para ellos. Les levanta por la mañana y hace todas las preparaciones para que lleguen a tiempo a todas sus actividades. Así los hijos nunca aprenden a ser puntuales. Los padres sobreprotectores responden rápidamente a todas las preguntas de sus hijos y por tanto éstos nunca aprenden a pensar, razonar y buscar respuestas por si mismos, Al llegar a ser grandes, los hijos sobreprotegidos no son bastante maduros ni preparados para entrar en el mundo. Son susceptibles e ingenuos frente a los desafíos de la vida y de los malos que quieren aprovecharse de ellos.

El segundo padre – El Permisivo

También se equivoca rotundamente porque fuerza a sus hijos a hacer decisiones cuando no están bastante maduros para hacerlas. Prov. 29:15 dice, “el muchacho consentido avergonzará a su madre.”
Los hijos necesitan a padres que les enseñan la diferencia entre el bien y el mal. Deben aprender desde niñez lo que significa la palabra “no” y cada “no” debe ser reesforzado con la disciplina apropiada. Deben ser “instruidos en su camino” (Prov. 22:6) y “criados en disciplina y amonestación del Señor” (Ef. 6:4).

Se ven los resultados de la permisividad en la vida de Adonías, hijo de David de quién la Biblia dice, “su padre nunca le había entristecido en todos sus días con decirle: ¿Por qué haces así?” (1 Reyes 1:6). Adonías siempre había hecho lo que le daba las ganas sin restricciones de su padre y por tanto no debemos de sorprendernos que trató de usurpar el trono de éste aunque Dios había elegido a Salomón como sucesor.

También se ven los frutos de la permisividad en los hijos de Elí. “El sabía que estaban blasfemando contra Dios y, sin embargo, no los refrenó” 1 Samuel 3:13 NVI). Si Eli no frenaba a sus hijos al llegar estos a ser adultos jóvenes, es probable que nunca les hubiera frenado. Sus vidas vulgares e inmorales eran el producto de la permisividad de su padre.
Los padres, entonces, tienen que hacer el balance entre ser demasiado autoritario y ser demasiado permisivo.

Sugerencias para evitar los dos extremos

1. Establezcan límites claros entre lo permitido y lo prohibido. Que sus hijos los sepan y entiendan.

2. Permita que sus hijos muevan libremente dentro de estos límites. Si los padres se dan cuenta que sus hijos han ido más allá deellos, deben responder con la disciplina firme y correcta. “Corrige a tu hijo, y te dará descanso, Y dará alegría a tu alma” (Prov. 29:17).

3. Al madurarse sus hijos, muéstrenles que los límites no provienen de ustedes sino de Dios. Cuando son pequeños, háblenles mucho de Dios, “Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos.” (Deut. 6:6,7). Crea en ellos un deseo para agradar a Dios, reesforzado con temor si sobrepasan los límites.

4. Poco a poco den más responsabilidad a los hijos para que hagan más decisiones para si mismos. Deben ser responsables por sus errores y los padres no deben apurarse para resolver éstos. Nosotros aprendimos de nuestros errores y debemos permitir que nuestros hijos aprendan de los suyos. Confíen en ellos y expresen esta confianza, dejándoles saber que anticipan lo mejor de ellos.

5. Jamás les den permiso para hacer lo malo. Es probable que sus hijos cometan errores en algunas ocasiones pero deben saber que ustedes serán muy lastimados al saber de ellos. Jamás defiendan a sus hijos cuando estén mal pero a la vez jamás les den razón para dudar de su amor para con ellos.

6. Oren que Dios ayude a sus hijos a pesar de los errores que cometan como padres porque no van a cumplir perfectamente con su tarea. Entonces denle a Dios las gracias por su misericordia y regocíjense al observar el desarrollo espiritual de sus hijos.


Leidos 625 veces, publicado en Mujeres el 13/02/2014/ a las 5 : 29 pm

 ¡ Se ha producido un error !
 Debe Iniciar Seción para poder comentar.
Nadie ha publicado comentario desde yubless
Artículos y Reflexiones Relacionados a este tema; Quizá te interese..
  6 cosas que una mujer busca en un hombre
La Mujer Virtuosa tiene el Carácter de Dios
3 consejos importantes para señoritas cristianas
Honra y Hermosura
Dos padres crían a sus hijos
© yuBless Networks. | Términos y Condiciones de uso.
Copyright © 2010 - 2017 - All Rights Reserved Powered by yubless
Recomendamos... "Examinadlo todo; Retener lo Bueno y Desechar lo Malo"